La eterna condena del vertedero La Cañamera

vertedero-e1308266685848.jpgLejos del centro y casi en el límite sur oeste de Puente Alto se ubica la Villa Los Ferrocarriles. Las estrechas calles que la componen están cerradas en ambos extremos por rejas que los mismos vecinos han instalado para protegerse de la cruda delincuencia que afecta a este sector, que está rodeado por otras poblaciones que han sido catalogadas como algunas de las más peligrosas de Santiago.

De nada de eso se quejan los vecinos de Los Ferrocarriles. Su lucha, en cambio, es en contra de una amenaza mucho más grande con la que han convivido desde que llegaron a habitar el lugar entre 1996 y 1997. A pocos metros de sus casas, se esconde bajo un sitio baldío el ex vertedero La Cañamera que, hasta 1978, recibía la basura de cinco comunas de la región Metropolitana.

El lugar fue cerrado y sellado, sin embargo, a mediados de los ´90  fue elegido como un sitio apto para construir una gran cantidad de viviendas sociales que vieron la luz gracias a una alianza entre el Serviu y la empresa Copeva. Fueron estas mismas casas las que se inundaron en el invierno de 1997 y que se hicieron tristemente famosas por haber sido impermeabilizadas con plásticos. En ese episodio no sólo se vio afectada la villa Los Ferrocarriles, sino también las poblaciones El Volcán 1 y 2, que también circundan La Cañamera.

Los vecinos todavía no se recuperaban de ese fatídico invierno cuando se conocieron los primeros casos de extrañas enfermedades. Una de las más complicadas fue el síndrome Guillain Barré que afectó, principalmente, a los jóvenes de la población.

Samuel Gonzales fue uno de ellos. De niño siempre iba a jugar fútbol en las imaginarias canchas delimitadas por dos arcos que están en la Cañamera. A los pocos meses de haber llegado a Los Ferrocarriles comenzó a presentar una serie de síntomas, que los doctores no podían diagnosticar. Sin embargo, uno de los tantos doctores a los que acudió precisó que se trataba de Guillain Barré, un síndrome que provoca un deterioro del sistema nervioso, causando un debilitamiento muscular. Si bien, las causas de esta enfermedad todavía no son conocidas, estudios científicos indican que se podría producir por la acción de algún virus, pero tampoco descartan que se deba a la presencia de algunos químicos. De lo que sí hay certeza es que afecta a una de cada 100.000 personas, mientras que en La Cañamera se dieron siete casos entre cinco mil.

A estos casos se suman los distintos tipos de cáncer que comenzaron a padecer algunos de los pobladores y otras patologías que sí se asocian directamente con la contaminación ambiental. Victoria, una de las vecinas, cuenta que cuando su hijo tenía tan solo tres años comenzó a tener problemas de salud: mareos, sangrado de nariz y jaquecas. A ella misma, se le diagnosticó metrorragias, que también pueden estar asociadas a algún tipo de cáncer al útero.

En 2006, y después de una denuncia en un programa de televisión, diversos organismos llegaron a hacer estudios al lugar. La hipótesis principal era que el vertedero podía estar generando la emanación de gases que podrían estar afectando la salud de las personas. Esto porque ya en 1998, algunos exámenes de sangre y orina de algunos de los pobladores daban cuenta de la presencia de metales pesados en sus organismos. La suposición se sostenía además porque, según el testimonio de algunos vecinos, al escavar en sus patios encontraban inmediatamente rastros de basura.

Pero el estudio oficial, encargado a la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, indicó que los niveles de contaminación eran normales, pese a que el ex vertedero estaba ubicado sólo a unos metros de los emplazamientos urbanos, en circunstancia en que las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan ubicarse a una distancia mínima de dos kilómetros. Estos resultados paralizaron la investigación y desviaron la atención de los medios y las autoridades.

En contraste, algunos análisis realizados por la toxicóloga Laura Börgel encontraron presencia de diversos gases e incluso monóxido de carbono. De todas formas, la polémica pasó y los vecinos continuaron sin respuestas.

Lenta y sin respuestas también continuó  la demanda civil interpuesta contra el Estado, el Serviu y la empresa Copeva en 2001 por la deficiente construcción de sus casas. En el tintero también quedó un proyecto que pretendía instalar extensas áreas verdes que serían bautizadas como Parque La Cañamera. En reemplazo existen una serie de chimeneas que conectan a la tierra que se colocaron con el objetivo de mitigar la emisión de los gases.

Cada cierto tiempo la polémica por el vertedero La Cañamera vuelve a reflotar. Y pese a que, en un principio, los pobladores aseguraban que no se irían del lugar porque sus casas eran todo lo que tenían y representaban el esfuerzo de compra, esta semana la Asamblea Popular de Puente Alto solicitó el traslado de las familias del lugar.

Y es que han pasado 15 años de frustración en que las autoridades se han desentendido de las soluciones. Varias veces los afectados han concurrido al municipio con exámenes y todo tipo de documentos en mano para exigir tanto al alcalde como a los concejales que se pronuncien sobre el asunto, pero nada de esto ha resultado.

Fuente: Radio Universidad de Chile

|

Comentarios

Hi there mates, how is all, and what you wish for to say about this paragraph, in my view its truly amazing in favor of me.
Responder
Its such as you read my thoughts! You appear to understand a lot approximately this, such as you wrote the book in it or something. I feel that you simply can do with a few p.c. to power the message house a little bit, but instead of that, this is great blog. A fantastic read. I will certainly be back.
Responder
Abusan porque la Constitución vigente en Chile se los permite: -Lucro desenfrenado e indiscriminado en todos los ámbitos del quehacer nacional entre otros: exposición de la población a la contaminación de basurales como es en Estaciones Ferroviarias de Puente Alto, termoeléctricas por doquier, desechos de relaves mineros por doquier, contaminación industrial de las aguas(mar y ríos), del aire, la tierra y los alimentos que comemos. -No reconocimiento de los Derechos Ciudadanos: eduacción, salud, previsión, vivienda, etc. -Usurpación de la colosal riqueza de nuestro territorio: cobre, litio, molibdeno, oro, plata. recursos hídricos, forestales y pesqueros. Todo sufiente para que vivamos con amplio bienestar social los 17 millones de chilenas y chilenos. Sin embargo, vivimos en el subdesarrollo: en pobreza e ignorancia porque son algunos, muy pocos, los que se benefician apopiándose de esta gigantesca riqueza que nos pertenece a todos los chilenos y chilenas. Para revertir esta triste situación se precisa cambiar democráticamente la actual Constitución Política de Chile a través de una Asamblea Constituyente que represente al conjunto de la ciudadanía a través de Delegadas y Delegados elegidos democráticamente por sus bases.
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar